Aprendiendo a ser cachorro…

El bebé perro que acaba de llegar a tu familia está aprendiendo lo que es ser un cachorro, y además ser un cachorro en una casa de humanos.

La mente de un perro funciona rápido, es ágil, se toman su tiempo para pensar y tomar decisiones pero esto es un instante, una cosa tras otra y aprendiendo lo debido en cada momento y cada situación.

El proceso de pensar y decidir lleva su tiempo, tiempo que los humanos no estamos acostumbrados a ofrecerles. Este tiempo de espera, de pensar antes de tomar la decisión, será lo que haga de nuestro cachorro un perro decidido, autosuficiente y seguro de si mismo. 

Lo más difícil para los humanos en lo que a la educación de nuestro cachorro se refiere es el tiempo de espera, el tiempo que necesitan para pensar, aprender y responder. Si desde el inicio ofrecemos ese tiempo para pensar y decidir su cabecita será capaz de resolver su día a día con mayor agilidad y seguridad.

Te comparto una lista de situaciones cotidianas en las que tu cachorro va a necesitar tiempo para pensar, decidir y reaccionar para aprender lo que necesita saber:

  • Hacer sus cosas en el empapador
  • Dormir en su cama
  • Límites de espacio en casa (por ejemplo, no entrar a una habitación)
  • Llevar arnés y correa
  • Caminar por la calle (fíjate, solo he dicho caminar)
  • Presentarse a otros perros o animales
  • Horarios de comidas
  • Rutinas de salidas
  • Atender a la llamada
  • Aceptar las visitas al veterinario o peluquería…

En esta pequeña lista de 10 cosas importantes a tener en cuenta y tomar el tiempo que necesite tu cachorro.

Si trabajamos estas situaciones con tiempo de sobra para observar la reacción y el aprendizaje todo será satisfactorio para el cachorro, ¿sabes por qué? Porque nadie estará obligándole a hacer o dejar de hacer algo que todavía no está preparado para gestionar. No nos importa si durante 3 días salimos con la correa y solo llegamos a la esquina, siempre y cuando ese ratito lo haya guiado él y haya experimentado todo lo que sucede en ese tiempo y espacio.

No nos interesa salir con premios como motivación para hacer que se mueva del sitio, porque si está centrado en el premio y no en su entorno, se está prendiendo un aprendizaje que tendrá que hacer de un momento a otro, y qué mejor que encontrarse él mismo con los estímulos y superarlos a su ritmo y a su manera.

Cuando limitamos estos tiempos obligamos a nuestros perros a que dejen de hacer para adaptarse a nuestras necesidades y la verdad, ellos con todo su amor son capaces de hacer esto por nosotros, pero con esto no les dejamos libertad, y ya sabéis que yo os hablo siempre de la libertad para nuestros perros y para nosotras mismas.

Si necesitas ayuda con el inicio de vuestra relación y convivenca puedo ayudarte. Para una convivencia sana es esencial un inicio basado en el respeto mutuo, para un desarrollo eficiente y un aprendizaje óptimo. Cuéntame vuestra historia y te diré en que momento estáis y lo que tu perro necesita en este momento.

Gracias, gracias, gracias

Elena Dogsanimal