Upps… estas cosas pasan.

De todos los que vivimos con perros… ¿a quién no le ha pasado esto alguna vez? En un descuido te quedas con 1 solo zapato sin pareja, o con un solo calcetín.

Cuando vivimos con un cachorro es nuestra obligación tener la casa super ordenada, cuanto más… y si no, atente a las consecuencias.

Un perro, sea de la edad que sea, no tiene por qué jugar y destrozar un zapado, no es algo que normalmente sea habitual en un perro equilibrado, pero aunque no es un comportamiento rutinario, un zapato es una opción a juguete muy interesante, la verdad. En un mismo objeto tienen varios tejidos, colores, formas, distintos materiales… es muy llamativo, y te lo digo yo, que no soy un perro. Pero esto no lleva a que sea normal jugar y destrozar juguetes.

Romper y destrozar es un modo de aprendizaje, es un comportamiento animal y es divertido, entretenido y además con un contenido de aprendizaje muy alto. Mientras destroza un juguete, experimenta sensaciones, sabores, experimenta con sus dientes, su mandíbula, su mordida, sus patas con las que sujeta el juguete… la verdad, algo con lo que aprender infinidad de cosas y de las que existen infinita variedad de juguetes con los que experimentar: cajas de cartón, troncos, piñas, piedras, pelotas de goma, zapatillas, patas o esquinas de un mueble, la pared… siempre y cuando esto de destrozar cosas de casa sea puntual y no se convierta en un hábito, entra dentro de lo normal.

En casa nos hemos quedado sin mando de la tele unas 2 veces, alguna que otra vez hemos vivido la fiesta de la espuma con cojines del sofá, tenemos un mueble ‘perfilado’ por una esquinita trasera, todo muy disimulado.

Existen muchas explicaciones para este comportamiento y te diré cuál es el motivo principal: el aburrimiento. Puede estar causado por otras conflictos emocionales como ansiedad, haber vivido una situación de estrés o necesidad de llamar la atención.

Los perros no necesitan jugar a todas horas, aunque el juego es uno de los pilares fundamentales del aprendizaje por las redes neuronales que crea en el cerebro.

Existe una fase en el aprendizaje que principalmente es destrozar, destrozar todo aquello que tiene delante o aquello que es nuevo y todavía no ha podido explorar.

Puede que a tu perro le mole eso de jugar a destrozar, y si es así vas a tener que encontrar el juego o juguetes adecuados para satisfacer este gusto y, la verdad, si no quieres que tus zapatos se conviertan en un juguete… hazlos desaparecer, aunque lo esencial es que aportes a la vida de tu perro un juego o juguete de roer para experimentar todas las capacidades que tiene su mandíbula.

Lo que puedes ver en la foto son, o eran, unos de mis zapatos. Ninguno de mis perros son cachorros, ni tampoco jóvenes, es más, el más joven comienza a entrar en la madurez, y aun así un día de tormenta pasaron más horas en casa de lo normal por la lluvia, en silencio y a escondidas, pasó esto que ves. ¿Culpa de quién?

Ten en cuenta que lo que te estoy contando son cosas que pueden suceder puntualmente, si esto es constante y tu perro es un destrozador compulsivo y quieres saber si está asociado a alguna conducta de estrés o ansiedad, ponte en contacto conmigo si deseas mejorar y ofrecer a tu perro lo que quiere.

Gracias, gracias, gracias

Elena Dogsanimal