Qué es un perro agresivo

Quiero hablarte de la agresividad desde el punto de vista de tu perro. Te quiero contar de la mejor manera que sepa cómo se siente tu perro y por qué tiene este comportamiento agresivo. En este texto voy a denominar «perro agresivo» a aquellos perros que muestran se muestran incómodos y reactivos.

Lo primero, me gustaría preguntarte algo antes de comenzar, si puedes párate a responder esta pregunta en tu mente unos segundos y sigue leyendo: ¿Qué es para ti un perro agredivo?

Ahora sí, te diré lo que yo sé sobre el tema.

Un perro agresivo es un perro incomprendido, porque esta reacción tan descontrolada está tomada de forma impulsiva, generalmente sin haber razonado antes y sin poder ser justificada. El perro que, de algún modo, defiende sus derechos con agresividad no conoce otras herramientas o ha dejado de creer en ellas. Esta situación en la que no te quedan más herramientas que la agresión, crea una gran inseguridad y desconfianza en lo que nos rodea y también en quién nos rodea. Y esta inseguridad trae con ella cada vez menos tolerancia y más predisposición a perder el control y reaccionar de manera agresiva.

Así que, un perro agresivo ha dejado de creer o no conoce todas las posibilidades que existen, en forma de lenguaje canino, para relacionarse con esto que le vuelve un perro agresivo, ya sea otro perro o persona.

Pero, sabes, ¿qué pasa cuando un perro es agresivo? Que nos ponemos a la defensiva porque esto no se puede permitir, ¡un perro agresivo! No es seguro para la familia, no nos fiamos de él porque, quien sabe, puede pasar cualquier cosa. Y esto es lo contrario a la comprensión que necesita. Nos enfocamos en solucionar este problema y queremos, si o si, que nuestro perro se relacione con perros y lo forzamos a vivir situaciones que están fuera de su control. Lo que más necesita un perro agresivo es poder liberar toda tensión que le provoca esta agresividad y no verse obligado a vivir esa situación sin tener las herramientas necesarias.

¡Ah! Pero también es importante que sepas lo que es realmente la agresividad, pues sin saber identificarlo un perro puede estar llevando a cabo su propia comunicación y que la confundamos con un acto violento, como por ejemplo un gruñido, una dentellada o un empujón más fuerte de lo normal. Cuando estas cosas suceden tienen un inicio y un fin por propia decisión de nuestro perro.
Como antes te decía, nuestro perro puede no conocer otras herramientas para relacionarse o puede que haya dejado de creer que estas herramientas tienen un valor, y esto sucede cuando no respetamos o hacemos respetar este lenguaje del que te hablo como un gruñido o un empujón. En estos casos nuestros perros nos están diciendo algo y si respetamos su decisión estas señales serán de gran valor.

Para este tema tan delicado como la agresividad no te voy a exponer ejercicios que puedas poner en práctica porque es un asunto comprometido, la verdad. En esos momentos, cada perro tiene sus propias necesidades y necesita ser escuchado y atendido de manera correcta, y lo mejor que puedo es recomendarte que te acompañes de una profesional para esto.

Y si realmente no te sientes capaz todavía para dar este paso, no te frustres con vuestra situación, encuentra momentos y actividades que hacer con tu perro sin necesidad de rodearte de lo que provoca esta agresividad.
Recuerda que lo que necesita en este momento es ser comprendido y respetado, si necesita tiempo y espacio, ofréceselo, serás su mejor aliada.

Me encantaría que me contases en los comentarios si te has visto rodeada de una situación así. Yo lo viví hace años y lo trabajo cada día con familias que necesitan ayuda. El primer paso, es la comprensión.

Gracias, gracias, gracias

Elena Dogsanimal