entrevista a Estefanía Bueno de Sweet and Rescue parte 2

¡Holahola!

Ahora si, llegó la parte final con la que concluimos la entrevista con Fanny, que nos habla de su proyecto Sweet and Rescue y en esta segunda parte indagamos más sobre la acción que ella lleva a cabo en el proyecto y sus ideas para seguir y evolucionar junto con este proyecto.

Hace unos días te compartí la primera parte de la entrevista, donde Fanny abrió su corazón para contarnos la raíz y la esencia real de S&R, puedes leerla haciendo clic aquí. 

Hoy, nos habla desde la lógica y coherencia, tan importante como la ilusión y emoción que la mueve hacia este camino.

«Es importante cuidarse para poder cuidar.»

¿Cómo decides qué casos van a formar parte de Sweet&Recue? ¿Tomas tiempo para meditarlo o directamente te ves en el meollo y te lías la manta al cuello?

Normalmente intento hacer seguimientos de casos que pueden encajar en mi hogar por carácter y necesidades. Si en ese tiempo no los adoptan o acogen hablo con la persona responsable para conocer su carácter y necesidades concretas. Valoro si puedo ayudarle y le abrimos las puertas. 

Hay otros casos que nos llegan por sus necesidades concretas porque nos conocen, por ejemplo hurones en perreras o cachorros descontrolados y valoramos igual que a los anteriores y vemos si podemos ayudarles. 

Por el tipo de vivienda que tengo y por mis compañeros peludos y por los huéspedes de la guardería, lo que primo es la seguridad, para ellos y para los que ya están aquí. Si hay un mínimo riesgo por especie, salud o comportamiento también tengo que rechazar el caso.

¿Te llegan avisos que tienes que rechazar? ¿Cómo te hace sentir? ¿Eres consciente de hasta donde puedes abarcar y dónde poner el límite?

Hay 3 motivos por los que tengo que decir que no a muchos avisos. El primero es la compatibilidad con los animales que vivan en ese momento en la casa, el segundo si las instalaciones no son adecuadas para ayudarles y el tercero mis dos manos. Me frustra mucho eso de que los días solo tengan 24h pero he aprendido a valorar cada gesto como un todo y es que “lo que está a tu alcance es tu 100%” y es igual de valioso sea 1€, tener un refugio, acoger o difundir.

A veces sobrepaso mis límites, el nivel de ayuda que ofrezco me ha privado de tiempo y energía para mi familia, para cumpleaños, navidades, desconectar, vacaciones, cuidar mi salud… pero bueno en ese punto estamos ahora. Es importante cuidarse para poder cuidar. 

Siendo S&R un proyecto de rescate y recuperación con una misión tan clara, que no dejará que un procedimiento se acorte por ansia de nadie, ¿Podrías explicar por qué existen estos protocolos “tan largos” y qué se consigue con esto? Y de paso, ¿en qué se diferencia S&R en este procedimiento?

Intento que no sean tan eternos pero a veces es inevitable. En otros casos y en el mío, la tarea administrativa pasa a un segundo plano cuando tienes animales a tu cargo y a veces tardas en contestar porque pasas días sin tiempo de mirar el correo (o comer o dormir..) cuando empieza el proceso hay varias fases. 

Envió un cuestionario, que no tiene unas respuestas concretas, no es un examen. Con el pretendo conocer mejor a la persona y ver porqué quiere a ese animal en concreto. Da igual que dé una respuesta que no sea idílica si en general se ve que cuadra con el animal por energía, ritmo de vida, conocimientos básicos… todo lo demás siempre se puede enseñar si la persona quiere aprender.

En los cuestionarios siempre hay alguien que brilla y lo siguiente sería hablar con esa persona por teléfono para solucionar dudas que puedan quedar tanto suyas como mías. Si después de esto se confirman mis sospechas pasamos a conocernos todas, animal incluido. La última palabra la tiene él, el animal, y va más allá de un feeling al conocerse. En todos los casos que he dado en adopción, en este paso, actuaron de manera diferente al conocer a sus adoptantes que cuando conocen a otras personas y los días posteriores, actúan muy diferente, como con una especie de euforia o subidón. Cuando veo esto es el momento de comunicar a los interesados que acaban de ser adoptadas por un animal. 

¿Nos cuentas cómo compaginas o cómo haces posible la vida de trabajo, personal, hogar, rescate, recuperación, adopciones…? Seguro que existen personitas a tu lado que son esenciales para ti.

Es una vida bastante solitaria, sobre todo por la distancia a la que me encuentro del resto de mis humanos pero hay personas que a pesar de la distancia me apoyan y transmiten todo. Quizás las más notables sea mis brujas del aquelarre, Laura, Leire y Mariet, que han sobrepasado la pantalla, el corazón, el alma, mis ideas, todo y ahora forman parte de mí de una manera muy especial.

Fanny, gracias por abrir tu corazón al reino animal para aportar tantísimo. Gracias  por ilusionarte y participar en la entrevista y contarnos tanto.

Deseo que tus palabras aporten luz a todas aquellas personas que en algún momento se plantean adoptar, a las que rescatan y rescatan y se les agotan las energías y siguen rescatando, a todas las que sin apenas recursos, aportan tanta calidad al cuidado y el bienestar de los animales.

Tus palabras son como un faro que aporta luz en todo aquello que a veces se olvida celebrar, que es esa conexión, esa simbiosis entre humano y animal y al fin, esa gratitud por parte de los animales a los que, desde lo más profundo de nuestro ser, les tenemos que agradecer que se cruzasen en nuestro camino.

Aunque después de esta charla me quedo con ganas de más y más y ojalá un día nos sentemos a hablar rodeadas de perros, para terminar, ¿Hasta dónde te gustaría llegar con todo esto?

Me encantaría poder dar el valor que merece a ser casa de acogida porque solo así podemos conocer de verdad a los animales para ayudarlos.

Sería genial tener un terreno propio, donde los límites y limitaciones los ponga yo (y no unas normas de alquiler o de comunidad). 

Me gustaría llevar una vida 100% sostenible y respetuosa con el medio ambiente y poder compartirla e inculcarla a todo el que quisiera conocerla.

Me gustaría poder alojar en casa ciertos casos que no tienen salida o que requieren instalaciones más concretas para ayudarlos como merecen, por ejemplo reintroducciones de animales salvajes (que esto es otro tema muy extenso del que hablar).

Me gustaría que toda la gente que de verdad quiere involucrarse pudiera hacerlo y que llevásemos juntas este proyecto a otro nivel.

¡Pero Fanny! Entonces dejamos pendiente el tema “animales salvajes” para otra charla porque esto nos lo tienes que contar.

Repito, insisto y persisto, gracias, gracias, gracias.

Esta nueva sección me está regalando conversaciones que podrían convertirse en infinitas, estoy conociendo a personas que traspasan la lógica de la bondad y el amor a la vida, los animales y el plenta Tierra.

Hablando con Fanny quiero destacar algo que es esencial si decidimos compartir nuestra vida y es que para conocerse hay que dedicarse tiempo, tiempo de calidad.

Deseo que os guste el tema que escogimos para la entrevista de hoy, que si os mueve, sigáis su proyecto porque tiene una luz especial y creo que muchas necesitamos un poquito de esa luz que aporta tantísimo.

Soy fan incondicional de las personas que deciden construir con intención de aportar más valor a este mundo y de verdad, Fanny es una de esas personas magia.

Gracias, gracias, gracias.