Qué manía con que me siente

¡Hola!

En serio, no entiendo la manía de los humanos en que nuestros perros se sienten cuando lo decimos.

Vale, puedo entender que es un comando útil en alguna circunstancias, que aprender a tener control sobre su propio cuerpo es una de las cosas más útiles que puede aprender un perro, pero… en serio, “siéntate” para comer, “siéntate” para saludar a una visita, “siéntate” para no entorpecer mis pasos, “siéntate” para que te de una golosina, “siéntate» antes de que te ponga la correa,  “siéntate” porque estás excitado y necesito que te calmes, “siéntate, siéntate, siéntate”…

Ahora que vivimos una situación de confinamiento y los humanos nos vemos con la responsabilidad de estar encerrados en casa, podemos vivir en nuestras carnes lo que es que nos digan lo que tenemos que hacer, y eso que nuestro “para qué” es prácticamente de vida o muerte (vale sí, es exagerado, pero en algunos casos puede ser así de literal).

Si tu perro sabe sentarse cuando se lo pides, es genial. Aunque no es algo tan productivo como puedes imaginar. Sabes sentarse cuando se lo pides a cambio de una caricia o un premio no hará, para empezar, que eso que está haciendo tenga un valor importante para tu perro, y a parte de esto, es que saber sentarse cuando lo pides no le aporta herramientas y capacidades para resolver situaciones excesivamente estimulantes o emocionalmente complejas. Mejor que aprender a sentarse es aprender a comunicarse, comprender las normas de las relaciones, entender el lenguaje de su propia especie y aprender a utilizarlo, convertirse en un perro seguro, tolerante, flexible, respetuoso…

Si todo esto no se practica, saber sentarse solo es un motivo más de frustración para nuestros perros porque, como en muchas otras circunstancias, el humano no entiende de verdad lo que quiere pedirle a su perro.

Quizás cuando pides a tu perro que se siente antes de salir a la calle crees que de verdad necesitas que se siente, aunque lo más probable es que estés pidiendo que sea capaz de esperar y ser paciente. Esto no se aprende con un “sienta”.

Puede que a veces lleguen visitas a casa que les incomode la intensidad en las presentaciones como es la emoción de saludar de un perro y pidas que se sienten para que no agobien a la visita. Puede que creas que para tu perro en una situación así tiene sentido estar sentado y quieto, aunque sin la capacidad de respetar los espacios interpersonales ni ser delicado, estar sentado no va a tener mucho sentido para tu perro.

Si cuando utilizas el sentado estás creando más nerviosismo  y frustración, no es eso lo que debes practicar, necesitas transformarlo a la necesidad de gestionar esa emoción y no algo tan básico como una asociación mecánica.

Existe un artículo en el blog, Los perros necesitan hablar en serio, que te ayudará a entender que para el proceso de aprender, tiene que tener un significado valioso para tu perro.

Deseo que esta lectura te ayude a comprender mejor la versión de tu perro. Y sobre todo, no te sientes… muévete para jugar, divertirte y aprender jugando.

Gracias, gracias, gracias

Elena Dogsanimal