Admiración a los perros

¡Hola!

He tenido unos días de descanso que me han hecho pensar y reflexionar en todas las experiencias que he compartido últimamente con familias con perro. Familias novatas en esto de tener perros, también familias que siempre han vivido con perro y ahora se les presenta un suceso nuevo que las pone al límite y también familias que, sencillamente, se esfuerzan por crear un ambiente amable y respetuoso en su familia y en la educación con su perro.

Trabajar con estas familias es un gozo, me quedo fascinada del gran cambio que hacen sus personas cuando, con el paso de las semanas, van conociendo en profundidad a sus perros y aprendiendo de la vida con ellos.

Así que hoy expreso mi tremenda admiración por nuestros perros; los que llegan a nuestra vida tras tiempo de planificación o también de repente sin haberlo ni pensado. Sea cual sea tu caso, sé que lo mejor que ha hecho tu perro es aparecer en tu vida.

Son muchas las veces que me pongo a pensar en todo lo que he aprendido y crecido desde que mis perros aparecieron en mi vida de forma tan espontánea e inesperada, pero hoy nos enfocamos en el gran esfuerzo de nuestros perros por comprendernos, entendernos, respetarnos y sin dudarlo, por amarnos incondicionalmente.

Ellos, nuestros perros, que adaptan su ritmo de vida a nuestras rutinas y nos repiten las cosas una y otra vez de la mejor manera que saben para hacernos entender el mejor modo posible de vivir. Nuestros perros, que con tanta ilusión nos muestran la necesidad que tenemos de correr, de jugar, de disfrutar y de reír y no nos habíamos dado cuenta.

El otro día pensaba que si no fuese por mis perros posiblemente hoy no conocería el valor por las excursiones a la montaña, por los ratitos al sol o los paseos por los campos de naranjos. A veces, cuando estoy cansada, me cuesta tener que hacer planes y moverme por necesidad de mis perros, pero en el fondo me doy cuenta de que no es por ellos en particular ni por mí, sino que todos lo hacemos por nosotros mismos y por los demás, y esto es lo más genial de todo.

También me doy cuenta de que cuando los perros crecen en familia, ya sea con más perros o no, se sienten libres y felices y no tienen ningún problema, se sienten parte de algo, sienten el apoyo y la seguridad de una familia. Cuando los integramos de verdad en nuestra familia es cuando nos acompañan a recoger a los nenes al cole, cuando se vienen de vacaciones o cuando nos acompañan a comprar el pan. O tan sencillamente cuando salimos a caminar y a jugar sin estar pendientes de la hora o el teléfono. Algo tan sencillo como un palo, hacer un agujero en la arena o hacer pedazitos un trozo de cartón es lo mejor de cada instante.

Y es por eso que agradezco y admiro más que nunca la presencia de nuestros perros en nuestra vida. A mis perros, por enseñarme tanto, y también a todos los perros que encuentran a su familia ideal y se esfuerzan por ofrecer a sus personas una vida más divertida, más pacífica y más amable.

Tomar consciencia del gran aprendizaje que nos traen nuestros compañeros es esencial, y también dar el valor que merece el esfuerzo por convivir con seres humanos que viven con horarios, con prisas y con compromisos innecesarios.
Gracias a mis perros, a los perros que he conocido en tantos años dedicada a ellos y lo que están por llegar.

Gracias, gracias, gracias.

Elena | Dogsanimal

dogsanimal-emocion-animal-admirar-reino-animal-blog

1 Comentario

  • Amparo

    Responder

    Me veo muy reflejada e identificada con tu reflexión, Elena. Miles de gracias a ti por ser parte de esta aventura y compañera de camino.

    marzo 22, 2018 at 8:42 PM

Escribe un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.