Comparar a nuestros perros

Mi primer perro lo aprendió enseguida y este es más tonto.

Yo quiero que este perro aprenda ‘esto’ igual que mi anterior perro.

Mi otro perro era bueno y podía llevármelo a cualquier lado y este me trae de cabeza.

Este perro no aprende nada y me desquicia, quiero que mi próximo perro esté bien educado y pueda hacer lo que yo quiera.

Voy a ser muy clara, una actitud comparativa destroza a nuestros perros, rompe a pedacitos su autoestima y nos aleja tanto de ellos que nos impide avanzar y mejorar en la convivencia y la educación. Cómo esperamos transformar un comportamiento si esperamos de nuestro perro algo que ni siquiera tiene sentido para él. ¿Recuerdas cuando te hablé de que nuestros perros necesitan hablar en serio? Pues es que, todos y cada uno de ellos tienen su propia opinión y decisión, así son ellos, así somos, únicos e incomparables.

Lo mejor que podemos hacer para educar en libertad a nuestro perro es conocer su propia individualidad, reconocerla y admirarla. Todo el amor que sentimos por nuestro perro lo demostraremos si somos capaces de ver a nuestro perro único, sin igual ni comparación.

Incluso en perros de raza que podríamos esperar un carácter más concreto, es necesario que nos alejemos de aquello que sabemos o esperamos de nuestro perro y centremos toda nuestra atención en reconocer y potenciar sus virtudes, así como nuestro perro nos saca lo mejor de nosotras mismas.

Además, estas cosas nos suceden a veces sin querer. Comparando a uno de nuestros perros que tira como un loco de la correa y sin embargo el otro, que ha aprendido solo a ir tranquila y serenamente; o nuestro perro que, cuando lo llamamos acude en segundos y sin embargo el otro tarda unos minutos en responder y acudir… En cualquier situación cotidiana podríamos comparar uno u otro carácter y personalidad pero, la realidad de todo esto es que no podemos esperar que, para empezar, todos nuestros perros sean igual entre ellos ni esperar que nuestro nuevo perro se comporte, de repente, como el primer perro de nuestra vida, tan bueno, tan listo, tan todo…

Párate a pensar y se sincera, ¿alguna vez te has visto comparando a tus perros entre sí? ¿O a tu nuevo compañero con tu anterior perro? Sabes, puedes contármelo y responder en los comentarios porque, lo bueno es que te acabas de dar cuenta y lo vamos a cambiar.

¿Quieres que te ayude a conocer las más mejores virtudes de tu perro y potenciarlas? Es algo que me encanta; conoceros, sacar lo mejor de nosotras mismas y ser felices con todo lo que ya somos y tenemos. Escríbeme y nos ponemos a ello.

Gracias, gracias, gracias.

¡Feliz martes!

Sin comentarios

Escribe un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.