La influencia de nuestro perro en nuestra vida

Seguro que has pensado alguna vez lo mucho que has aprendido desde que tu perro llegó a tu vida. Y si tienes varios perros o más animales, seguro que puedes decir qué cosa te ha enseñado cada uno de ellos.

Sin duda cada uno llega a nuestras vidas en el momento justo, igual que se marchan de la misma manera, cuando toca, porque toca. Aunque esto cuesta un poco más de aceptar.

Pero hoy, ahora, quiero centrar nuestra atención en todo lo que nos ha enseñado nuestro perro y todo lo que creemos que nosotros le hemos ensañado a él. ¿Se equilibra la balanza? Quizás no, porque es fácil pensar que nuestro perro es como es gracias a la educación que ha recibido de nosotros mismos, pero… ¿Cuánto hemos cambiado nosotros gracias a él?

Te voy a proponer un ejercicio, un juego. Quisiera de verdad te tomases esta lectura como un ejercicio, que lo practicases de manera consciente en un momento que puedas estar tranquila, con o sin tu perro, como mejor te sientas, aunque es probable que tu compañero quiera acompañarte.

Me gustaría que cada uno de nosotros pensemos en una situación donde nuestro perro nos ha sacado de nuestras casillas, una situación que hemos llegado pensar ¿Qué hago ahora? ¿Qué hago con él? A lo mejor estás viviendo ahora una de estas situaciones que suceden y empeoran por días.

Ahora piensa en estos momentos que estás, estáis al límite, que quizás solo de pensarlo lloras de impotencia por no saber ni entender. Y ahora, ¿Qué sientes si te trasladas a esos momentos? Experimenta en tu pensamiento lo que sientes en estas situaciones y dime, ¿en que otro momento te has sentido así?

Solamente si conectas en serio con tus sensaciones y sentimientos de ese preciso momento sabrás reconocerlas en otro momento de tu vida.

Justo en este momento te darás cuenta que no es por culpa de tu perro porque te sientes así en estos momentos, sino que tiene relación con tu manera de afrontar esas situaciones que te vuelven de la misma manera. Puede que te cueste más de un día hacer y reconocer este juego, este ejercicio, pero no pasa nada.

A partir de ahora, ten en cuenta que no vas a poder cambiar ese ‘mal comportamiento’ de tu perro porque depende más de ti de lo que te creías, ¡cuidado! No te estoy diciendo que sea culpa tuya, pero la responsabilidad de superarte en esta situación es tuya, tu perro solo está ahí para mostrártelo y apoyarte. En serio.
Desde este punto, estoy segura que la relación con tu perro en estas situaciones será diferente y poco a poco, día tras día, tu evolución será más notable, no porque yo te lo digo, que va, lo sabrás porque te lo enseñará tu perro.

Y ahora… cuéntame, ¿Qué tal? ¿Cómo te sientes? Seguro que te has quitado un gran peso de encima y además LE HAS QUITADO UN PESO DE ENCIMA a tu perro.

No quiero ponerte ejemplos porque solo si has vivido algo así sabrás de lo que te hablo. No hace falta que sea una situación grave, tan solo algo que en algún momento nos ha hecho gritar o enfadarnos o sencillamente no lo hemos entendido y se nos ha quedado esa espinita.

Para mi este ejercicio es importante entre todos los miembros que convivimos en casa, de todas las especies. Lo practico bastante y es algo que me hace crecer y aprender pero sobretodo me hace conocerlos más todavía, quererlos más y estar infinitamente agradecida con ellos.

Puede que la situación que intento que alcances en el pensamiento te supere y no puedas por ti misma realizar este ejercicio, no te preocupes, puedes contactar conmigo y te ayudaré a llegar a ese punto para mejorar vuestra relación.

Gracias

Elena | Dogsanimal

dogsanimal blog influencia

Sin comentarios

Escribe un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.