Llegando a un límite insostenible en la relación con nuestro perro

¡Hola!

Una parte muy importante para que la educación con nuestros perros sea agradable, es conocer cómo nos sentimos en esta convivencia humano-canina. A veces, nuestro perro sufre problemas de conducta y no sabemos qué hacer, no entendemos lo que está pasando y por más que intentemos arreglarlo parece no tener solución. Esta sensación desesperante nos frustra y se vuelve insostenible, poco a poco nuestra relación cambia y empeora, incluso dejamos de tener ganas de hacer cosas con nuestro perro. Cualquier actividad que venga por parte de nuestro perro nos molesta, y cada vez somos menos tolerantes con sus reacciones.

Está situación que nos hace estar al límite, la he vivido y en estos años dedicada a los perros he ayudado y apoyado a muchas familias y sus perros a enfrentarse a esta situación, a cambiar de actitud, comprender a sus perros y empezar a mejorar juntos, como un equipo, desde el amor por nuestro perro.

Cuando tu perro y tú vivís en constante estado de estrés porque no sabéis cómo solucionar la situación o puede que lo hayas intentado y no has visto resultados, es importante que frenes y entiendas lo que te está produciendo vivir así. No es solamente que pasar tiempo con nuestro perro sea un suplicio, es que además, cualquier cosa te altera, cualquier acto que venga por parte de tu perro ya no te apetece porque, te hace gastar tantísima fuerza y energía en la vida diaria que algo tan normal como traer su juguete nos molesta porque esperamos que después de esto se vuelva loco.
Bueno, así te explico una de las mil situaciones con las que me encuentro en mi trabajo, diferente totalmente a lo que yo he vivido pero a la vez tan parecida porque, en esos momentos no entendemos ni somos capaces de saber lo que sucede, nos frustramos porque queremos cambiarlo y no podemos y puede que incluso nos sintamos culpables por no querer ‘tanto o tan bien’ a nuestros perros como querríamos.

Te entiendo y me gustaría ayudarte en este momento.

Cuando llegas a este límite en que convives con un perro y no hay manera de que os entendáis, lo cierto es que aun siendo un momento difícil para ambos, necesitáis (los dos) parar, dejar de practicar lo que habéis estado haciendo hasta ahora. Y vas a hacer algo nuevo, diferente, aunque de primeras te parezca arriesgado.

Vas a sentarte en el suelo sobre un cojín, acompañada de tu perro, aunque se ponga nervioso, aunque salte, aunque se tumbe encima de ti… vas a sentarte ahí, junto a tu perro y lo siguiente que harás…atenta… respira profundo. Coge aire y suéltalo, profunda y lentamente hasta que te relajes, no le digas nada a tu perro, sigue respirando y relájate.
Libérate del peso que llevas encima, de todos los pensamientos que te vienen sobre lo mal que se porta tu perro y lo difícil que es vivir con él, sigue respirando y acariciando a tu perro si os apetece, llora si lo necesitas, o ríete, intenta ponerte en su lugar y lo difícil que está siendo también para él compartir su vida contigo, imagina ser tu perro y vivir con alguien que poco a poco está dejando de soportarte, solo porque eres perro y no sabes qué hacer para que te atienda, te entienda y te ayude.

A partir de aquí, todavía queda un largo camino, de mucho trabajo, pero lo más pesado, que ha sido despejar nuestra cabeza para empezar de nuevo, ya está hecho. Ya hemos preparado a nuestro cuerpo y nuestra mente para todo lo que está por venir, así que, a trabajar.

Vamos a cambiar hoy para ver resultados mañana.

Crea una nueva rutina, aprende un juego nuevo, conoce un nuevo lugar donde estar y hacer cosas con tu perro, cambia de entorno, cambia algo para que el día de mañana sea diferente al resto.
Si tu perro es muy activo, actívate con él, se un poco más como él, salta, corre, ladra… te aseguro que le va a descuadrar tanto, que todo dejará de ser igual desde ese momento.

Soy consciente de que este cambio no será todo lo que necesites para trabajar con tu perro, pero te aseguro que es la clave para empezar a hacerlo con una actitud positiva para ti y agradable para tu perro.

A mí me encantaría ayudarte y acompañarte en este camino que hará que encontréis el equilibrio y la felicidad. Nada es más satisfactorio que vivir y gozar con nuestro perro, encontrar ‘eso’ que nos une y que nos hace totalmente compatibles. Cómo quiero estar a tu lado para guiarte en este camino, contáctame y trabajamos juntas.
Ya has dado el primer gran paso: respirar y sentir en profundidad a tu perro.

Dime… ¿Ya has respirado hondo? ¿Cómo te has sentido? Cuéntamelo en los comentarios.

Gracias, gracias, gracias

Elena | Dogsanimal

Sin comentarios

Escribe un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.