Observar

El otro día en una comida familiar salió el tema de mi infancia y mi madre contaba la capacidad de observación que tenia de pequeñita, que apenas escuchaba lo que me decían pero me guardaba detalles y gestos de las personas y los momentos. Me encantó esta historia, realmente creo que es una gran virtud a la hora de aprender de los animales y me encanta tenerla tan presente.

Cuando somos adultos esto de utilizar nuestra capacidad de observación nos parece más complicado. Observar sin intervenir… ¡qué difícil!
Este es uno de los primeros pasos que trabajamos en las clases cuando os ayudo con vuestros perros; me hace gracia porque pensamos a veces que nuestros perros no se pueden estar quietos y en cuanto ponemos en marcha el ejercicio de estar presentes y observar, nos volvemos inquietos.
Es un paso difícil, pero en cuanto has dado ese pasito adelante y te has vuelto observadora, poco a poco todo se amplifica y comenzamos a conocer a nuestro perro y nuestro entorno con una percepción distinta.

Este es el primer paso hacia el cambio.

Aprendiendo a observar conocemos a nuestros perros de una manera totalmente natural. Es que es bonito hasta verles dormir. Ver como son ellos mismos, cómo se desenvuelven en situaciones tan normales como estar por casa, cómo se comunican entre ellos o con las personas, la diferencia de tratarse entre unos y otros, la manera en que vive cada momento ya sea con ilusión, con miedo o incluso cuando pierde la cabeza y se vuelve loco.
Lo mejor de esto es que, ejercitando nuestra capacidad de observar, todo nuestro entorno se vuelve más expresivo y nos volvemos receptivos a éste. Somos capaces de ver cosas bonitas en situaciones tan normales y sutiles con ver a nuestro perro estornudar o a un vecino sonreír.

Recuerdo que el otro día te hablaba en el blog de los perros aburridos y cómo gestionar este aburrimiento les ayuda a ser magníficos observadores de la vida y así conocernos mejor que nosotros mismos, pues hoy quiero ponerte en varias situaciones tan normales del día a día en las que, desde hoy, serás un mero espectador ejercitando tu capacidad de observación.

Soy una fanática de observar a los perros (los míos y los de los demás) y podría enumerarte todas y cada una de las acciones fascinantes de nuestros perros dignas de observar, pero para facilitártelo un poco, ya que todavía eres principiante en esto, voy a decirte solo 3 situaciones en las que practicaras este ejercicio:

Prepararse para el primer paseo del día: Dime, ¿qué hacen? Puede que cuando nos vean prepararnos se levanten de la cama desperezándose y vengan a la puerta a colocarse su arnés, o igual les da el rebote y saltan alegres, ladran, lloriquea y nos tenemos que poner serios para conseguir ponerles el arnés.

Cuando suena el timbre: ¿Es de los que abre un ojo para ver qué pasa o de los que va a la puerta a recibir a su invitado? No me lo cuentes todavía, quiero que sin pensar en lo que crees que hace, tardes 2 minutos en contestar al timbre y observes a tu perro.

Su hora de la siesta: ¿en qué momento comienza su hora de la siesta? ¿Sabrías decirme como se prepara para echarse una buena siesta? Quizás se tumba en el mejor hueco del sofá donde da el sol a mediodía o puede que se vaya a su cama y no quiera saber nada de nadie. Fíjate.

Seguro que nombrándote estos momentos del día sabrás decirme exactamente cómo se comporta tu perro, pero no quiero que me lo cuentes todavía.
Practícalo, quítate de la cabeza esos pensamientos que ya tienes de lo que crees que hace, y sencillamente, sin levantarte del escritorio o del sofá, observa a tu perro.
Acuérdate que para esta práctica solo necesitaras silencio y estar presente. Conseguirlo cuesta un poco pero, en serio, pero en cuanto somos capaces de silenciar nuestros pensamientos asociados a estos momentos, todo cambia.

Y ahora… cuéntame en los comentarios, ¿Qué tal la experiencia? Voy a practicarlo también, me encantará conocer vuestras historias.

Gracias.

Elena | Dogsanimal

Escribe un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.