Transformar el tiempo en presencia

Diría que todos queremos lo mejor para nuestro perro. Sabemos que si necesita una alimentación especifica, se la ofreceremos; si necesita renovar juguetes tendremos un cajón lleno o si enferma tendrá la atención médica que necesita.
Aunque, me gustaría decirte algo que de verdad necesita tu perro… tu perro necesita de ti, tu perro necesita tu tiempo.

Nuestro tiempo es lo más valioso que podemos ofrecer a nuestro perro, convertir nuestro tiempo en presencia para compartir, para convivir.
Debes entender que lo más importante en la vida de tu perro no es la hora del paseo, sino todos aquellos momentos que compartís y le ofreces lo que le gusta y necesita, mucho más allá de cubrir sus necesidades básicas.

Si en lugar de ‘sacar a mi perro’ lo transformamos en salir con mi perro nuestra percepción cambia, pero también la de nuestro perro. Si las salidas con nuestros perros no solo para ellos sino para nosotras, para él y para mi, para disfrutar de nuestro perro jugando con otro perro, para disfrutar de observar cómo olfatear un parque o tranquilamente disfrutar jugando a revolcarse con nuestro perro o jugando con un juguete, pero que este tiempo que estamos dedicando a compartir, sea agradable y satisfactorio para todos.

A mi me encanta decirte que salgas a pasear con tu perro y encuentres un banco donde sentarte, acariciar a tu perro y ver la vida pasar. Que paséis este tiempo el uno con el otro, viendo lo que sucede alrededor pero sintiéndoos los más afortunados del mundo por estar ahí y ahora.

Dediquemos  tiempo a conocernos en uno al otro. Sin distracción, toda nuestra atención en lo que es y lo que hace nuestro perro.

La educación y normas en la convivencia con tu perro no es control, ordenes y exigencias sino, entendernos y complementarnos el uno al otro. Claro que ser responsable de la vida de un perro conlleva una importante inversión de dinero, pero no todo lo que necesita tu perro para ser feliz se compra con dinero.
Si te fijas, aunque tu perro tenga mil juguetes con los que jugar contigo, siempre será más atractivo coger un cojín o una zapatilla para ‘despertarte’ y que te pongas a jugar. ¿Sabes por qué? Porque, en muchas ocasiones, es la única manera de que de verdad no dejemos para luego esto del juego y nos echemos al suelo a jugar de verdad, como perros, con nuestro perro.
¡Ojo! En absoluto pretendo decir que no es importante tener juguetes solo que, los juguetes multiplican su valor si lo combinamos con nuestra presencia.

Cada uno de nuestros perro tiene sus necesidades y gustos más particulares y específicos, solamente necesitamos dedicar tiempo, estar presentes de verdad para conocernos, comprendernos y encontrar el equilibrio, la mejor combinación entre quién es nuestro perro y quienes somos nosotras mismas.

Una vez te conté todo aquello que aprendí de mis perros cuando me olvidé de educar y me paré a prestar atención, a admirar con quién compartía mi vida y, lo más importante, a aprender. Una vez te hablé de ellos, mis perros: aprendizaje intenso y continuo.

Me encantará que me cuentes en los comentarios lo que más te ha enseñado de tu perro, aquello que te ha cambiado por dentro y te ha hecho pensar o decir ‘¡¡guau!! ¡Mi perro es fascinante!’

Gracias, gracias, gracias.

Elena Silla | Dogsanimal

dogsanimal blog presencia

Sin comentarios

Escribe un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.